arrow-circle-down arrow-circle-left arrow-circle-up arrow-down arrow-left arrow-line-right arrow-right arrow-up ballon close facebook filter glass lock menu phone play point q question search target twitter
Las cookies propias y de terceros nos permiten mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestro sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información

Cartera de Fondos de Inversión: Febrero

Profim
8 febrero 2018

Ha sido empezar el mes de febrero, y marcharse la Sra. Yellen de la FED (seguro que es una coincidencia…no me sean mal pensados), y una vieja conocida por todos los que invertimos en los distintos mercados financieros ha hecho, de nuevo, acto de presencia: la volatilidad.

Porque, aunque alguno se hayan quedado sorprendidos, la volatilidad existe y si no había aparecido durante el pasado año era porque esta hibernando (como los osos, como los inversores bajistas). Hibernaba…pero no había muerto.

Y es que la volatilidad es sinónimo de miedo, de incertidumbre, de riesgo. Y, cuando aparece, golpea el ánimo de los inversores y el bolsillo de muchos de ellos pues, como ya hemos señalado en muchas ocasiones, el miedo es libre y, demuestra una vez más, lo maravillosamente complejo que es el ser humano (bien diferente, por ahora, de los robots) con sus pasiones, sus emociones, sus miedos, su codicia…

Si en alguna ocasión viajan Vdes. a París les aconsejo que visiten la plaza Marcel Aymé, situada en el extremo de la calle Norvins. En esa plaza encontrarán una escultura bastante curiosa de un hombre que parece querer atravesar un muro. Esa escultura se basa en un pequeño e interesante cuento escrito por Marcel Aymé donde se nos narra las aventuras del Sr. Dutilleul que poseía el singular don de atravesar muros y paredes con total facilidad. Sin embargo un día, su cuerpo quedó atrapado en aquel muro y éste se convirtió en su cárcel. Aquel día el Sr. Dutilleul (nuestro “atraviesa muros”) descubrió cómo el poder emborracha y la codicia nubla lo sentidos. ¿Por qué les cuento todo esto’. Porque durante unos días, con la aparición de turbulencias en los mercados de capitales, muchos inversores han empezado a sentirse como el protagonista de ese micro relato: atrapados en el muro del miedo.

En el último artículo escrito en TraderSecrets (ver aquí) advertíamos  de lo siguiente; “…prevemos una mayor inestabilidad financiera…. algo más de volatilidad…”.  Y es que llevamos tiempo advirtiendo que:

1.- La rentabilidad bajo cero de los bonos era insostenible y, por ello, proponíamos (y seguimos proponiendo) cautela con la inversión en mercados de deuda. Habrá que vigilar muy estrechamente donde se sitúa la rentabilidad del bono a 10 años en USA Si rompe al alza daría señales peligrosas de mayor volatilidad a la que hemos vivido hasta ahora.

2.- “Winter is coming”, y seguramente que muchos inversores al oír esto pensarían aquello de “ya está aquí el asesor éste de las citas de nuevo. ¡qué pesadito!”. Pero ahora comenzarán a ver por qué decía eso de que el invierno está llegando y el porqué sugeríamos algo de sensatez a la hora de invertir en mercados de capitales.

3.- Decíamos, y seguimos opinando igual, que este 2018 será un año positivo al final para los mercados de bolsa pero QUE LA VOLATILIDAD SERÁ MAYOR A 2017 Y LOS RESULTADOS FINALES TAMBIÉN SERÁN MÁS MODESTOS QUE EL PASADO AÑO.

Muchos inversores van a empezar a entender qué es la volatilidad a partir de ahora. Algo que estaba dormido pero que ha comenzado a despertar. Pero, y por ahora, no cambiamos nuestra hoja de ruta marcada desde finales del pasado año pues los fundamentales macro y microeconómicos no se han deteriorado y porque, en paralelo, los “fontaneros” más importantes del mundo, en forma de los principales Bancos Centrales, siguen teniendo la llave maestra de la liquidez global. Por tanto, tranquilo que lograremos salir de este muro y no quedarnos atrapados como el Sr. Dutilleul.

Pero..¿qué sucedió los primeros días del pasado mes de febrero para que viviéramos repuntes tan bruscos en la volatilidad de los mercados de acciones?.

El viernes 2 de febrero se conocía el dato de salarios en USA  del mes de enero…

Y este dato, que repuntaba frente al mes anterior y se acercaba a un crecimiento cercano al 3%, supuso:

  1. Temor a que la inflación en USA fuera mayor de lo que se esperaba hacía solo unas semanas atrás.
  2. Que la FED, ahora con Powell a los mandos, fuera por detrás de la curva de tipos y tuviera que ir más rápido en la normalización de la política monetaria en USA.
  3. Que los tipos de interés de mercado siguieran repuntando con fuerza afectando, con ello, a mercados de bonos y de bolsa…Para que se hagan una idea, y según datos de Bloomberg, uno de los mayores fondos cotizados del mundo (ETFs), el SPDR S&P 500, sufrió salidas durante los cinco primeros días de febrero de 17.000 millones de USD…una cantidad récord. La culpa, quede claro, que no la tienen los fondos de gestión pasiva, no. El problema es no entender que los inversores no son “pasivos” sino, y como decíamos antes, sufren y tienen miedo…y ese miedo, con la proliferación de este tipo de productos entre los inversores de todo el mundo, acentúan cualquier shock en los mercados financieros.

 Pero si volvemos al motivo que encendió la mecha de la volatilidad a principio de mes: ese aumento de los salarios en USA, y tras una ardua reflexión llegamos a la conclusión de que todo el aumento de los salarios en USA, en lugar de destinarse a “comprar” inflación, sólo lo hacen en una parte y  el resto se queda como ahorro, veremos que no se va a generar una inflación descontrolada y, en consecuencia,  lo que motivó las caídas tan fuertes en mercados de bonos y bolsa volverá a apaciguarse.

Ahora bien, ¿esto significa que no debamos preocuparnos? No, no decimos esto. Somos conscientes que tenemos por delante un año para navegar entre el optimismo y la cautela pues, como ya hemos reiterado en muchas ocasiones, el partido va a ser más bronco y, por ello, la estrategia genérica aconsejada consistirá en apoyarse en:

  1. Renta fija euro de corto plazo y renta fija flexible para que sean nuestra “reserva de liquidez”. La liquidez es un tesoro…sobre todo tras correcciones importantes.
  2. Contar con determinados fondos de retorno absoluto que aporten valor a las carteras en un camino algo más sinuoso que el pasado ejercicio.
  3. Utilizar fondos flexibles y no sólo en la parte de bolsa, sino también  en la de renta fija teniendo en cuenta esa posibilidad de que la economía mundial tenga que caminar menos apoyada por estímulos monetarios.
  4. Seguir contando con fondos de bolsa en cartera vía fondos “puros” y mixtos, y en porcentajes “neutrales” en función del perfil de riesgo de cada inversor.
  5. e) Poco riesgo a divisas fuera del Euro. Nuestra moneda común podría seguir apreciándose y, por ello, aconsejamos que la inversión en bolsa o deuda fuera de la zona euro se efectúe a través de fondos cuyas clases seleccionadas no asuman riesgo divisa.

Y dicho todo esto, ¿qué aconsejamos hacer de cara a este mes de febrero en las carteras modelo que seguimos cada mes?

Pues en primer lugar, y en el caso de la cartera de perfil  CONSERVADOR, nuestra sugerencia es reducir la inversión en los fondos “puros” y direccionales de renta fija en cartera para aumentar el peso de la inversión en renta fija “flexible” a través del fondo BGF FIXED INCOME  GLOBAL OPPORTUNITIES. A2 EUR H. Y, en paralelo, aumentar ligeramente el peso de la inversión en el fondo de renta variable internacional HARRIS ASSOCIATES GLOBAL EQUITY H A EUR (idea del mes de Febrero).

En cuanto a la cartera de perfil AGRESIVO, de cara a este mes de febrero, no sugerimos llevar a cabo ningún tipo de ajuste en cartera.

Reiterar, una vez más, que el tipo y clase de fondo de inversión que podríamos proponer para Vd. (renta fija, mixtos, bolsa…) siempre dependerá de cuál sea su perfil de riesgo, el horizonte temporal de sus inversiones y la coyuntura económica y financiera en cada momento. Una cartera asesorada por Profim sigue las líneas generales descritas anteriormente…pero son totalmente personalizadas y, por tanto, tienen en cuenta siempre sus propias singularidades y, lo que es más importante,: cada vez que cambia el entorno de los mercados  o sus circunstancias y sus propias necesidades, nosotros nos adaptamos a dichos cambios.

Por último señalar lo que dijo en una ocasión el gran Warren Buffet: “El mercado es el mecanismo más eficiente para transferir riqueza de la gente impaciente a la gente paciente”.

(Fuente: Trader Secrets Magazine)